ALLENTOWN, Pa. -

Una iniciativa que fue presentada por primera vez el año pasado en cinco escuelas secundarias en la ciudad de Nueva York que permite la distribución de condones y píldoras anticonceptivas ha sido expandida.

Esta semana, el departamento de educación de la ciudad de Nueva York anunció que alumnas, de 14 años de edad en adelante, pueden ahora conseguir la píldora 'del día después' en 13 escuelas secundarias en la ciudad, sin consentimiento de los padres.

Todo forma parte del programa conectando a adolecentes al cuidado de salud comprensiva, mejor conocido como 'CATCH'.

La píldora, prohibe el embarazo si se toma dentro de las primeras 72 horas después de tener relaciones sexuales sin protección.

“La meta del programa de Nueva York y la meta de Planned Parenthood es para reducir embarazos que no son deseados entre jóvenes,” dijo La presidenta de Planned Parenthood de nuestra region, Kim Custer.

Custer añadió que programas como CATCH son para ayudar a las jóvenes que no vienen de una familia ideal.

“Esos niños deberían tener acceso al cuidado de la salud reproductiva para que puedan vivir una vida saludable y cuando crezcan puedan tener una familia que puedan cuidar ellos mismos,” dijo Custer.

De acuerdo al departamento de salud de la ciudad de Nueva York, aunque el tema ha recibido mucha atención en las noticias, los padres parecen no preocuparse demasiado ya que solo de 1% al 2% optaron por no participar en el programa.

Sin embargo, líderes en nuestra área dijeron que el programa envía el mensaje equivocado.

“Es un peligro, yo pienso, darle una pastilla para medicar a un adolescente en vez de buscar la raíz del problema,” dijo Steven Lozada, pastor de Templo El Refugio en Bethlehem.

Lozada dijo que el programa CATCH da una solución temporal a un problema que es mucho más grande.

“Deben de buscar alguien en su vida que ellos puedan confiar, que sean adultos, que puedan tomar decisiones inteligentes, decisiones informadas.  Tenemos que preguntar, porque nuestros hijos, nuestros niños, están teniendo sexo a tan temprana edad,” dijo Lozada.

De acuerdo al departamento de salud de la ciudad de Nueva York más de 7,000 jóvenes quedaron embarazadas el año pasado.

90% de esos embarazos no fueron planeados y más de la mitad terminaron en abortos.