ALLENTOWN, Pa. -

Según las autoridades de inmigración, mas de 50 mil niños han sido puestos bajo custodia después de cruzar ilegalmente la frontera desde octubre del año pasado, y ahora los centros de detenciones han alcanzado su límite.

"Cuando se tiene un menor de edad no acompañado por un adulto, se considera una clase especial de inmigrante, el gobierno no puede tratarlos como a un adulto normal y deportarlos. Los procedimientos normales no se aplican." Dice Kevin Santos, un abogado de inmigración en Allentown.
 
Según Santos, cada niño tendrá que ser detenido, procesado y ser entrevistado y hasta eso puede resultar difícil.

Ahora, el presidente Obama esta pidiendo por miles de millones de dólares para acelerar los procedimientos y ayudar en albergar a los miles de jóvenes.

En respuesta a la creciente preocupación por el saneamiento y las condiciones en algunos de estos centros de detención,  miembros del congreso recorrieron uno de los centros en tejas esta mañana.