El Red Bull Arena en Harrison, Nueva Jersey fue escenario para dos partidos de fútbol de la CONCACAF.

Los partidos no fueron aptos para cardiacos.

Los protagonistas fueron Honduras, El Salvador, Trinidad y Tobabo, Haití.

La fanaticada se hizo presente para ver a sus selecciones.