ALLENTOWN, PA.- Pocos días después de que un joven de Filadelfia fuera asesinado a las afueras de la Universidad Temple, el gobernador Tom Wolf anunció esfuerzos para luchar contra la violencia armada.

“Estábamos hablando de violencia armada y lo que deberíamos hacer y muchas veces estos programas el dinero va a instituciones grandes que están haciendo un buen trabajo pero no hacemos lo suficiente con organizaciones comunitarias que están en la calle y saben lo que está pasando”, explicó el Gobernador.

Por eso este viernes Wolf reiteró la importancia de un nuevo programa en el que al menos 40 organizaciones comunitarias en todo el estado están recibiendo fondos para luchar contra esta problemática. Se trata de 15.7 millones de dólares que van a estas instituciones.

“Necesitamos hacer el trabajo duro y debemos invertir en organizaciones comunitarias que pueden hacer buenas recomendaciones. Necesitamos invertir en nuestras escuelas. Necesitamos invertir en viviendas. Necesitamos invertir en una sociedad igualitaria”, destacó Wolf.

De 2019 a 2020, la cantidad de homicidios con armas de fuego en Pensilvania aumentó en un 48 por ciento. Además de esas vidas, según un informe de Everytown, la violencia armada en Pensilvania cuesta $12 mil millones anuales, de los cuales $567 millones son pagados por los contribuyentes.

Los costos para los contribuyentes incluyen pagos del gobierno para atención médica, salud mental, transporte de emergencia, respuesta policial, justicia penal y encarcelamiento, Medicaid y pagos del Seguro Social. Los individuos, familias y empleadores de víctimas de violencia armada cubren el costo restante.

Funcionarios aseguran que las organizaciones usarán este dinero para ampliar la oferta de actividades deportivas y programación para jóvenes que incluyen conferencias, consejería y apoyo emocional.