• La mujer alega que fue abusada durante 11 años, desde que tenía 13.

  • El abogado dice que la demanda pretende descubrir cuánto sabía y cuánto ocultaba la Diócesis. 

NUEVA JERSEY.- Gracias a una nueva ley, una gran cantidad de demandas contra la iglesia católica han surgido en Nueva Jersey.

Eso incluye una demanda interpuesta contra la Diócesis de Allentown. Una mujer dice que fue abusada repetidamente por un sacerdote durante más de una década.

Según la demanda, una niña de 13 años comenzó a ser abusada sexualmente por el sacerdote Joseph Rock, quien fue expulsado en 1974. Supuestamente el abuso continuó durante 11 años.

Rock es señalado de supuestamente tomar fotos y videos y de amenazar con compartirlos si alguna vez la niña se lo contaba a alguien.

Según la demanda presentada en el Tribunal Superior de Nueva Jersey, el abuso de más de una década comenzó cuando el sacerdote Joseph Rock se ofreció a cuidar a la niña de un amigo de la familia que en ese momento tenía de 13 años.

La demanda dice que la niña fue abusada en Nueva Jersey, Nueva York y Pensilvania.

La demanda fue presentada el lunes, un día después de que una nueva ley en Nueva Jersey abriera una ventana de dos años para las víctimas cuyas demandas eran previamente bloqueadas por el estatuto de limitaciones.

La demanda no persigue al ex sacerdote Rock. Apunta hacia la Diócesis de Allentown.

"Para descubrir más sobre lo que ellos sabían, cuando ellos lo supieron, lo que ellos estuvieron haciendo para facilitar el abuso y proteger a Rock", dijo Stewart Ryan, el abogado de la mujer.

Rock es nombrado en un reporte del gran jurado de Pensilvania que menciona a más de 300 sacerdotes depredadores. Él estaba en la lista de la diócesis de Allentown de "sacerdotes con acusaciones creíbles de abuso contra menores".

En una declaración, la diócesis dice en parte:

"Su archivo estaba entre los entregados al Fiscal de Distrito en 2002, cuando la Diócesis de Allentown se convirtió en la primera diócesis en Pensilvania en denunciar ante las fuerzas del ordena a todos los perpetradores conocidos".

La diócesis dice que "revisará la demanda cuando la recibamos".

El abogado de la mujer dice que espera reunir más información a través de la demanda civil.