BRIDGETON, NUEVA JERSEY.- "Yo pensé que ella se estaba escondiendo y cuando fui a buscarla no pude encontrarla".

Así describía Noema Alavez Perez, la madre de Dulce María Alavez lo sucedido hace un año cuando su pequeña hija desapareció mientras jugaba en un parque de Nueva Jersey.

"Ella nunca hubiera salido sola o hubiera hecho algo así", dijo Alavez.

Por eso un año después la lucha por encontrarla sigue. Muchos dicen que la esperanza es lo último que se pierde. En el caso de la pequeña Dulce María esa luz al final del camino sigue viva.

"Alguien haya afuera sabe algo. Pedimos que no tengan miedo y que hablen", apuntó una de las voluntarias en su búsqueda.

Y es que durante el aniversario de la desaparición de la menor de cinco años que fue vista por última vez en un parque de la ciudad de Bridgeton en Nueva Jersey, poco se ha avanzando en la investigación debido a que, según el FBI, aún hay testigos que no han hablado.

Por eso voluntarios siguen realizando eventos en su honor con el fin de recordarla y no dejar que la historia quede guardada en un baúl de recuerdos. 

¿En qué va la investigación?

El FBI dice que aunque muy pocas personas tenían sus ojos puestos en Dulce o en su secuestrador antes de que ella desapareciera, explican que los hechos sucedieron aproximadamente una hora después de la salida de la escuela secundaria ubicada detrás de este parque, por lo que es muy probable que muchas personas estuvieran caminando por el sitio mientras el secuestrador estaba escondido. 

Por eso el llamado de hace un año sigue latente.

"Por favor si alguien la tiene comuniquense o algo porque es una niña inocente no tiene la culpa de nada", apuntó una de las tías de la menor.

Por ahora las autoridades siguen tras la pista de un sospechoso que según los primeros testigos del caso se trataría de un hombre de piel clara, posiblemente hispano, que mide más de cinco y medio pies de altura, delgado, sin vello facial, pero con posibles marcas de acné en la cara. 

A medida que el caso entra en ya en su segundo año, las autoridades quieren que el público sepa que se están investigando todas las pistas posibles y que no se deja ninguna piedra sin remover. Cualquier persona con información puede contactar directamente al FBI llamando al 856-207-2732.